lunes, 21 de mayo de 2018

FAPA Cantabria defiende el derecho de las familias a no realizar las evaluaciones individualizadas

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de alumnado de Cantabria lleva desde la implantación de la LOMCE mostrando su absoluto rechazo y oposición a las pruebas de evaluación individualizada de Primaria que se va a realizar en próximas fechas (23, 24 y 25 de mayo) en los centros educativos de Cantabria.

Esta oposición se fundamenta en:

• Desconocimiento de los objetivos últimos de la prueba. Sus resultados por centros podrán hacerse públicos y se establece la posibilidad de elaborar rankings de centros.
• Desconocimiento de las consecuencias de los resultados de las pruebas. “Se atenderá especialmente a su resultado para determinar la decisión de promoción de curso, permitiendo actuaciones individuales” sobre nuestros hijos e hijas y quedando reflejado su resultado en el expediente académico.
• Realización de una prueba idéntica a todo el alumnado. Independientemente de cuáles sean las circunstancias o los proyectos educativos de los centros.
• Concentración de numerosas pruebas en tres días consecutivos para alumnos de corta edad. Van a estar sometidos a la presión de realizar unas pruebas de evaluación, que tendrán especial importancia en su futura trayectoria académica.
• Ausencia de criterio común entre las diferentes Comunidades Autónomas. Algunas incluso han decidido no realizarla.

FAPA y CEAPA recomiendan a las familias a que ejerzan su derecho a negarse a que se aplique esta evaluación a sus hijos e hijas. En este sentido, se facilita a las familias de la región el siguiente documento que las familias deben presentar en los colegios, manifestando que no autorizan la realización de la evaluación individualizada a sus hijos e hijas y asumiendo, por su parte, la responsabilidad que de ello pudiera derivarse.
Esta iniciativa es un acto colectivo que parte de nuestra responsabilidad ciudadana y nos lleva a tomar la decisión de rechazar, de manera activa, una ley que nunca debería haber entrado en vigor.
Esta negativa ya ha sido manifestado en cursos anteriores por parte de las familias, y salvo casos excepcionales se ha respetado.
Por último, FAPA confía en la profesionalidad de los equipos directivos y los docentes de los colegios y que, en este sentido, respetarán en todo momento la decisión adoptada por las familias como derecho a decidir sobre la educación de sus hijos e hijas.

Cantabria, mayo 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario