jueves, 4 de abril de 2019

Comunicado en relación al calendario escolar 4 de abril


- El Consejero de Educación pretende recortar más de 1 semana de clase (32 horas) con el mismo currículum.
- El alumnado de Cantabria será el que menos horas lectivas reciba de España.
- No podemos aceptar que se mejoren las condiciones laborales a costa de recortar horas lectivas del alumnado.

El anuncio realizado ayer por el Consejero de Educación indicando que el calendario escolar del próximo curso se aprobará el martes 9 supone un desprecio a la ciudadanía cántabra representada en su Parlamento, un nuevo ninguneo a las familias y, lo más grave, un ataque directo al derecho del alumnado a recibir una educación de calidad. 
La negativa de la junta de personal a participar en la mesa de negociación del calendario escolar ha hecho que Fernández Mañanes opte por negociar el mismo exclusivamente en la mesa sectorial, desoyendo el mandato del Parlamento de Cantabria (que fue apoyado por unanimidad, su propio partido incluido) para crear una mesa de negociación con administración, profesorado y familias. Esto también supone hacer oídos sordos al Ministerio de Educación, al condicionar las horas lectivas del alumnado con la jornada laboral del profesorado. 
Hace dos semanas ya denunciamos que el consejero se había presentado a la citada mesa sin siquiera aportar su propuesta de calendario, pese a que ese mismo día supimos que esta ya circulaba por la prensa. Pero todo parece indicar que ni siquiera va a tener la deferencia de convocar una última “escenificación de negociación” antes de aprobar el calendario, ya que lo único que le preocupa es poder alcanzar un acuerdo con la junta de personal, nada le importa la opinión de las familias ni la del resto de la comunidad educativa. Ni, por supuesto, tampoco le interesa buscar que prevalezca lo mejor para el alumnado por encima de cualquier decisión. Sin duda esta actitud explica que, cuando ya vamos a entrar en la recta final del curso, no se haya dignado a recibirnos ni una sola vez a lo largo del mismo, pese a haberlo solicitado hasta en cuatro ocasiones por escrito (9 de octubre, 21 de enero, 12 de febrero y 15 de marzo) y otras tantas verbalmente. Es evidente que el consejero no quiere dar la cara y explicar que todas las medidas que está tomando en este tema van encaminadas a solventar un problema laboral a costa de la educación de nuestros hijos e hijas. 
A este respecto nos llama la atención cuando se habla de la derogación de una orden que se dictó en julio de 2018 para poder dar encaje a las jornadas reducidas sin que esto llevase al incumpliendo de las horas lectivas mínimas del alumnado, como venía pasando hasta el curso pasado. La Consejería abrió el pasado 12 de marzo una consulta pública, ante la que FAPA Cantabria ha presentado alegaciones (documento adjunto), para modificar la orden ECD/78/2014, que regula la implantación del currículo de primaria y no contemplaba las jornadas reducidas, algo que no se estaba cumpliendo. Dicho plazo finalizaba el pasado martes, por lo que nos resulta curioso que sólo un día después ya se anuncie una derogación relativa a este tema, lo que nos hace prever que esa modificación ya está preparada y cerrada y nuestras alegaciones no serán tenidas en cuenta y posiblemente ni siquiera leídas. Y todos estos movimientos para constatar un hecho realmente grave, la intención del Consejero de Educación de recortar en 32 horas lectivas (más de una semana de clase) el calendario escolar del alumnado, volviendo a situar a Cantabria en el nivel más bajo de las comunidades autónomas. Resulta paradójico y de un cinismo absoluto, que la eliminación del “decreto de los recortes”, que desde la comunidad educativa llevamos años reclamando, tenga como consecuencia precisamente el recortar los derechos del alumnado, pues esta reducción horaria no va a tener su reflejo en una reducción del currículo, lo que llevará a tener el mismo contenido, pero con menos tiempo para su asimilación. 
Hace ya meses que llamamos la atención sobre si lo que se pretendía era legalizar el incumplimiento y lamentablemente parece que esa ha sido la única intención de Fernández Mañanes a lo largo de este tiempo. Todas las buenas intenciones que nos mostraba en su despacho (cuando todavía nos recibía) han sido sustituidas por las mentiras con las que está pretendiendo tapar sus pasos, llegando al punto de que al ser consultado en esa mesa de escenificación sobre cómo iba a compensar esas horas lectivas que se estaba planteando eliminar nos contestase que “así habíamos estado años y no pasaba nada”. Por ello, hacemos un llamamiento a todos los grupos parlamentarios del Parlamento de Cantabria para instarle a cumplir con la mesa de negociación, y también al presidente de Cantabria, para que haga todo lo posible por evitar este ataque al derecho a la educación de nuestros hijos e hijas. 
Santander, a 4 de abril de 2019 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Solicitamos la intervención del Presidente y de los grupos parlamentarios

Tal como adelantamos en el comunicado de prensa enviado el pasado jueves, en el día de hoy hemos registrado escritos a todos los grupos del...