viernes, 10 de abril de 2020

Comunicado respecto al avance de materia en los centros educativos tras las vacaciones



Desde FAPA Cantabria hemos trasladado un escrito a la Consejería de Educación mostrando nuestro rechazo al avance de materia en los centros educativos planteado a partir del día 20, tras el parón vacacional.

Entendemos que, en las circunstancias actuales, está decisión es inasumible. Tras más de tres semanas desde la suspensión de las clases, hay alumnado con el que no han podido contactar sus docentes. Está cuestión ya debería de ser suficiente para reconsiderar esta cuestión.

Ya con respecto a las tareas diarias, existe un porcentaje de hogares sin acceso a internet o con conexiones muy precarias en el ámbito rural, lo que hace imposible llevarlas a cabo. Y muchas familias se conectan a través de un teléfono móvil, soporte que no resulta adecuado para muchas de las tareas, además de que puede no estar disponible durante muchas horas del día si las familias continúan trabajando. En otros casos, los dispositivos disponibles se comparten con varios miembros de la familia, lo cual supone añadir una dificultad organizativa.

También hay que tener en cuenta que en muchos hogares el alumnado no cuenta con un espacio mínimamente digno para poder realizar estas tareas con la comodidad necesaria. El reducido tamaño de algunas viviendas o la falta de una buena iluminación, una temperatura adecuada o de ventilación son circunstancias que también entorpecen que el alumnado pueda trabajar en casa.

A esto hay que sumarle que ya para las tareas diarias se hace imprescindible un apoyo cercano y muchas familias tienen una capacidad muy limitada a la hora de poder ayudar a sus hijos e hijas con aquellas partes que no entienden. Si esto ya supone muchas veces un problema cuando hablamos de los deberes en el transcurso normal del curso, la situación se ha agravado en estos días de confinamiento.

Además, estamos viviendo una situación psicológicamente muy delicada para muchas familias. La pandemia está suponiendo un drama para muchas, tanto por las propias consecuencias de la enfermedad en si, como las situaciones de incertidumbre laboral y económica, condiciones laborales precarias o aquellas personas que estos días continúan trabajando bajo altos niveles de estrés. Todo ello realizando además un esfuerzo considerable para intentar mantener la “normalidad” del hogar con sus hijos e hijas.

Por todo ello consideramos que la decisión de avanzar materia tras las vacaciones es inviable y exigimos que sea revertida. Para poder avanzar hay que asegurar que se pueda hacer con todos y todas, algo de lo que estamos muy lejos.

En estos días se están haciendo grandes esfuerzos por parte de administración, profesorado, familias y alumnado para mantener en pie el sistema educativo dentro de una situación totalmente imprevista, pero estamos muy lejos de unas condiciones que permitan avanzar. Si esto se lleva a cabo sería dejando atrás al alumnado más desfavorecido, algo que no estamos en disposición de consentir, menos aun en días en los que precisamente se nos insiste en que “saldremos de esto juntos”.

De hecho, desde que los centros empezaron a trasladar esta cuestión a las familias a finales de la semana pasada, han sido múltiples las llamadas de familias y AMPA ante la gran preocupación que ha producido esta decisión.

La consejera de educación de Asturias ya ha garantizado que no se avanzará materia mientras no se reestablezcan las clases presenciales y entendemos que esa es la postura que se debería de mantener.

También hemos mostrado nuestra discrepancia al planteamiento de que los centros puedan suprimir de las programaciones aquellos aspectos cuya adquisición sea factible en los cursos inmediatos.

Entendemos que esa reestructuración de los currículos debe de hacerse desde la propia Consejería de Educación y hacerla extensiva a los centros para que los contenidos se mantengan unificados en todos los centros. Así se garantizará la igualdad y todo el alumnado de nuestra Comunidad contará con los mismos contenidos mínimos. Además, no supondrá un problema para aquel alumnado que cambie de centro, ya que no se encontrará con contenidos que no se habían incluido en su centro anterior pero sí en el nuevo.

Por otro lado, plantear la opción de “distintas velocidades” para los centros, aunque sea por un tiempo determinado, no dejaría de ser una nueva forma de establecer sistemas de “ranking” entre ellos, algo que consideramos perjudicial para la educación pública.

En Santander, a 7 de abril de 2020

La presidenta:

Leticia Cardenal Salazar



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carta de las familias de la escuela pública al presidente de Cantabria

Estimado presidente: No podemos empezar estas líneas sin antes trasladarle el agradecimiento de las familias a todos los esfuerzos que, tan...